miércoles, 1 de mayo de 2019

Consejos para familias con hijos e hijas con rabietas


1-Cuando la niña se enfade o tenga una rabieta (puede incluir o no agresión a la otra persona), intentar no ponernos también agresivos o a la defensiva. No debemos olvidarnos que los padres y madres somos el primer modelo a seguir que tienen nuestros hijos e hijas. No podemos enseñarle que no es bueno enfadarse de manera agresiva si nosotros reaccionamos así de forma verbal y física. Si les gritamos, se pondrán más nerviosos, no le ayudará a relajarse.

2-Es bueno intentar que se relaje. Si no logramos calmarlo con abrazos y aguantando sus manos si intenta pegarnos, lo llevaremos a una habitación durante cinco minutos. Esperar a que el llanto se reduzca y decirle "no voy a hacerte ni caso hasta que me hables sin gritar ni enfadarse, sino tranquila, y dejes de llorar", "cuando estés más tranquila, hablamos". Es posible que no haya dejado de llorar, pero al menos la rabieta se habrá pasado. Ya está más tranquila, así que hablaremos con ella. No debemos intentar forzar razonar con él cuando está en una rabieta porque en ese momento es incapaz de escuchar con atención.

3-Al hablar con ella, intentar ponerse bajo su piel. Aunque es una niña pequeña, es capaz de expresar emociones. Intentar entender el motivo de su rabieta y responderle: "Entiendo que estés así, yo lo estaría si fuera una niña, pero...", "Entiendo que te hayas enfadado, pero no puedes pegarnos ni gritarnos ni insultarnos porque nos haces mucho daño y nos ponemos muy tristes". No se trata de ceder, sino de saber explicar nuestra postura de manera empática. Si a pesar de todo insiste, aplicar la técnica del disco rayado, donde continuamente le digamos los motivos por los que rechazamos su petición, aunque podemos intentar buscar soluciones. Por ejemplo, supongamos que quiere comer pizza y hay lentejas, y se niega a comerlas. En vez de decirle "cómete las lentejas ya", decirle "mañana podemos comer pizza por la noche, pero hoy comeremos lentejas porque tienes que comer de todo para estar fuerte, y si no lo haces, no podrás mañana comer pizza". Es decir, es saber decirles que no pero acompañarlo con un "podrás hacerlo más tarde...", "en otro momento lo haremos...", "mañana sí...", "no puedes coger eso pero sí otras cosas...". Otras: En vez de decirle "no puedes hacer eso, ahora tienes que...", decir "me parece muy bien, mañana o luego lo haremos porque ahora tenemos que...". Es fundamental intentar negociar con ella y llegar a acuerdos, pero deben ser cumplidos. No se debe ceder para que se calme, sino reforzaremos que siga empleando la rabieta. Se debe ser empático, pero a la vez firmes, y recordar nuestra decisión.

4-Si sus padres o abuelos sienten que se van a poner muy nerviosos y que van a estallar, aplicarse el "tiempo muerto". Es decir, irse a otra habitación a relajarse, y cuando nos encontremos más relajados pues saldremos e intervenimos. Es importante no enfadarnos, es decir, no mostrarnos agresivos ni a nivel físico ni verbal. Es importante evitar recurrir a los gritos, insultos, azotes, etc. Si nos ponemos muy nerviosos, le pediremos disculpas, le daremos un abrazo y un beso, y le diremos que no volverá a ocurrir y que ella también debe controlarse y que seguiréis intentándolo.

5-Cuando termine la rabieta, no echarle en cara nada ni recordar lo que pasó antes. Es importante que ahora se esté tranquilo.

Otras ideas importantes a tener en cuenta son las siguientes:

1-Como siempre, es importante establecer una serie de normas en casa. Deben ser pocas pero claras y firmes. Muchas normas sería muy agobiante para una niña, y no logrará recordarlas. Es importante explicarle esas normas y dejarlas claras. Si las incumple, deberá asumir las consecuencias pactadas. En ningún momento debemos ceder y bajar la guardia. Si no, jamás se tomará en serio las normas.

2-Para que esté más relajada, sería bueno buscar ratos libres donde todos/as puedan jugar con ella, sobre todo jugar a juegos que impliquen movimiento. Ese videojuego de baile al que juega con su hermano es una buena opción.

3-Recordemos que es solo una niña. Tiene su propia forma de ver las cosas y de percibir el mundo. Aunque a nosotros nos parezca una tontería lo que diga, o pensemos que está siendo egoísta y demasiado caprichosa, es como ella siente las cosas. Tiene ideas sobre lo que es justo e injusto, y propias de niñas de su edad. Es por ello que puede cometer los mismos errores o tener las mismas rabietas, pero con el tiempo irá aprendiendo.

4-Podría ser interesante que ganase algo de auto-control. Por ejemplo, podemos dejarle que tome algunas decisiones personales, como escoger la camisa que se pondrá para ir al colegio, y que un día a la semana escoja el postre que desee (es un ejemplo, luego hay que adaptarlo a otros casos).

5-Para prevenir una rabieta producida por el hecho de que se le obliga a interrumpir una actividad que le gustaba hacer, intentar avisarle con 10 minutos de antelación que debe ir terminando. Por ejemplo, está jugando con sus muñecas y se encuentra muy a gusto. Si dentro de poco hay que ir a comer, avisarle con 10 minutos de antelación que debe ir terminando de jugar con las muñecas. Al menos le da tiempo a terminar de jugar de manera relajada que si se le interrumpe de golpe para que deje de jugar al instante.

6-Proponerle retos que estén relacionados con conseguir llevar a cabo una conducta, para así intentar motivarla.

lunes, 1 de abril de 2019

Casos prácticos para trabajar problemas de conducta en niños y niñas de Educación Infantil en el hogar

A continuación se plantean una serie de casos prácticos de niños y niñas de la etapa de Educación Infantil que tienen problemas de conducta. El objetivo es pensar en estrategias para trabajar su conducta de forma que aprenda conductas alternativas adecuadas y poco a poco maduren.


- El hermano se encuentra leyendo un interesante libro. Vas tú y se lo tiras. El hermano entonces le pregunta por qué hace eso. Tras la conversación, le dice que no le hará nunca más caso cuando se comporte de esa manera, y que lo hará si se porta mejor. Se le pedirá que vuelva a molestar al hermano, y éste no reaccionará nada. Yo haré de narrador de la historia, y le haré preguntas a Joaquina para saber si realmente desea eso. Si definitivamente no lo desea, le pedirá disculpas y volverán entonces a hacer cosas juntos. Se le explicará cómo debe comportarse y cómo conseguir la atención de su hermano, representándolo con títeres.

- Joaquina ha roto un jarrón de su abuela, y la madre se enfada con ella. Joaquina le echa la culpa al hermano. La madre entonces busca al hermano y le regaña, éste lo niega todo, pero durante la discusión termina pegando al hermano. Éste llora diciendo que no es justo, que él no ha hecho nada y no merece que le peguen. Se intentará trabajar la empatía con Joaquina, que se ponga en lugar del hermano, que comprenda que él se siente muy triste. Luego repetiremos la secuencia enseñando la conducta adecuada. En todo momento se interaccionará con los títeres.

- Joaquina no se quiere comer un delicioso plato de judías. Discute con su madre muy agresivamente, insultándola y echándola en cara que es una mala cocinera. Llega a tirar el plato. Comienzan a discutir y la hija responde continuamente a la madre. La madre hace como que le pega en el culo y luego la castiga. Luego la madre se echa a llorar por todo lo que ha ocurrido y se lamenta, diciendo que es una mala madre. Se le pregunta a Joaquina si es correcto tratar así a su propia madre. Se le pregunta si debería pedirle disculpas, y así se hará. Luego se repetirá la escena, de forma que al final haya mucho respeto, y si no le gustan las judías, decírselo a su madre muy educadamente, y animar a la madre a prepararlas de otra manera (pedirlas en puré y que le eche algo de chorizo por encima).

- Joaquina coge un objeto. Su abuelo se lo quita porque teme que lo vaya a romper. Joaquina tira de él, quiere intentar quitárselo al abuelo. Éste no se deja, dice que no quiere que ella coja ese objeto porque es muy frágil y lo puede romper. Le dice que ya el otro día le rompió un juguete de su infancia, y que no quiere que le rompa ese objeto. Joaquina ahora comienza a pegarle puñetazos al abuelo, haciéndole daño y provocando que el objeto se caiga al suelo. Joaquina es castigada por su abuelo por haber provocado que el juguete se rompiera y por haber pegado a su abuelo. Se le pregunta a Joaquina si hizo lo correcto, y se le preguntará si piensa que su abuelo ahora es feliz con todo lo que ha sucedido. Le pide perdón, y ahora se repetirá de nuevo la escena, haciendo las cosas bien.

- Joaquina quiere salir a jugar al parque. El padre le dice que no es posible porque tienen que ayudar a su hermano a estudiar para un examen, y luego tienen que preparar una cena con unos amigos. Joaquina se enfada y comienza una rabieta. Se echa a llorar sin parar, gritando. Se le explica en todo momento lo que debe hacer. Se echa a llorar sin parar, sin parar. Entonces el padre la deja sola en un rincón, la agarra y la deja sola, y se va. Ella sigue llorando y nadie le hace caso. El padre en todo momento le dice que hasta que no se tranquilice y deje de dar patadas y estar enrabietada, no le hablará, y como ya lo ha hecho, pues le habla y le insiste por qué no pueden salir. Como conducta alternativa, se repite todo el proceso y en vez de hacer una rabieta, dirá "me gustaría salir, papá". El padre dirá que ahora no puede, pero que mañana jugarán juntos el doble de tiempo, y esto gustará a Joaquina.

- Es la hora de ir al colegio, y a Joaquina no le apetece ir. La madre va a buscarla a la cama, diciendo que debe levantarse y que es hora de vestirse. Joaquina se niega y la lía. La madre insiste en que debe ir al colegio porque es su obligación, pero Joaquina sigue negándose. Al final discuten y se ponen muy nerviosas. La madre intenta levantarla a la fuerza, le da azotes en el cuelo, la niña chilla y le dice a su madre que es tonta. Al final todos acaban llorando. Se le enseña la conducta alternativa y se representa con títeres. La niña dirá que no tiene ganas, la madre le insistirá y ella obedece.

 Alternaremos las actividades de Emilio con las de Joaquina, para que todo sea más dinámico. Intentaremos que los dos participen en ambas, cada uno desde un rol determinado. Las dinámicas que trabajaremos en la sesión de hoy serán las siguientes:

  1. Vamos a dormir de nuevo (Joaquina): Vamos a intentar que vuelvas a dormir sola por las noches. Tenemos que intentar seguir combatiendo con esos monstruos que te asustan. No olvides las palabras mágicas que te enseñamos. ¿Sabes una cosa? Una buena forma de aprender a enfrentarse a los monstruos es visualizar que luchamos contra ellos. Piensa en todos esos monstruos que ves, vuelve a describirlos. ¿Qué les dirías a cada uno de ellos si los tuvieras delante? ¿qué podrías hablar con ellos? Yo tengo un aparato en este reloj que me permite convertirme en el monstruo que tú quieras. (Lo haremos y conversaremos con ella sobre lo que pretendemos. La idea es que les gusta dar miedo a los niños, pero no les hacen nada. Ahora, salen corriendo si les dices esa frase...). ¿Sabes que papá y mamás se sentirán muy orgullosos si tú sola te enfrentas a los monstruos? ¿y si además logras dormir sola sin molestar a nadie, ni llamarlos por las noches? Ellos te suelen dejar el agua, te acuestan y te desean buenas noches. Es hora de darles las gracias por todo dejándoles dormir tranquilos por las noches. ¿Por qué no lo hacemos.
  2. Echarle la culpa al hermano (Joaquina): Joaquina ha roto un jarrón de su abuela, y la madre se enfada con ella. "¡Joaquina! ¿Por qué has roto el jarrón!". Joaquina le echa la culpa al hermano. La madre entonces busca al hermano y le regaña, éste lo niega todo, pero durante la discusión termina pegando al hermano. Éste llora diciendo que no es justo, que él no ha hecho nada y no merece que le peguen. Se intentará trabajar la empatía con Joaquina, que se ponga en lugar del hermano, que comprenda que él se siente muy triste. Para ello, vamos a hacerle las siguientes preguntas: ¿Por qué le echas la culpa a tu hermano? ¿te gusta verle sufrir o ser castigado? ¿está bien echar las culpas a tu hermano? ¿te gustaría que tu hermano te echara las culpas de todo? Ahora representaremos una nueva secuencia usando de nuevos los títeres. Tu hermano ha roto la botella de whisky de tus padres mientras jugaba con un frisbee. Tu hermano agarra el frisbee y lo deja al lado de donde se encuentra su hermana. Los padres la ven, y preguntan qué ha pasado. Tu hermano dice que no sabe, que estaba jugando a la consola. Buscan a Joaquina, y ven que a su lado hay un frisbee: "¡Joaquina! ¿Por qué has roto el jarrón con el frisbee?". La regañan, ella lo niega y le pegan. En el momento de la regañina, interactuaremos con ella. Luego le preguntaremos: ¿Está bien que tu hermano te haya echado las culpas? ¿Entonces tú debes hacer lo mismo que él? Luego repetiremos la secuencia enseñando la conducta adecuada, para que la niña sepa transmitir su inocencia a pesar de todo. Por ejemplo, puede responder: "Yo no he sido, mamá. Yo estaba en mi cuarto, no llego a esa mesa. Mi hermano vino antes y me dio este frisbee". En todo momento se interaccionará con los títeres.
  3. Frustración: No puedo hacer lo que deseo (Emilio): Un niño llamado Jorge tiene ganas de ver el partido de fútbol entre el Sevilla y el Betis, ya que es muy fan del Betis. Está emocionado como en todos los derbis, deseoso de que por fin el Betis gane. Sus padres proponen ese fin de semana ir a visitar a unos amigos, y Jorge debe ir con ellos porque solo es un niño y tiene nueve años. Jorge se enfada y comienza a gritar diciendo que no es justo, que él quería ver el derbi y que son unos egoístas. Su madre le dice: "Teníamos pensado regresar antes del partido porque solamente vamos a visitarlos y comer juntos, pero después de como te has puesto, estarás castigado sin poder ver el partido".

  • ¿Qué opinas de la reacción de Jorge? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?
  • ¿Qué opinas de la reacción de sus padres? ¿Qué hicieron bien y qué hicieron mal?
  • ¿Cómo crees tú que tendría que haber reaccionado Jorge?
  • Representemos la situación, donde cada uno ejercerá cada rol, y analizaremos las diferentes respuestas. Luego nos cambiaremos los personajes y compararemos las actuaciones desarrolladas por cada uno.
  1. Tanto esfuerzo para esto (Emilio): Raquel es una niña muy trabajadora y estudiosa. Sus padres le han prometido que si aprueba todas las asignaturas con al menos un 9, la apuntarán a un grupo de baile. Ella está muy entusiasmada, y se esfuerza mucho para poder sacar un 9. Llegan las notas, y ha sacado dos 8. Raquel estalla y rompe las notas, y se echa a llorar, tirando la mochila al suelo y dándole patadas a lo que tiene alrededor.
  • ¿Qué opinas de la reacción de Raquel? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?
  • ¿Cómo crees que reaccionarán sus padres? ¿Y su tutor o tutora?
  • ¿Cómo crees tú que tendría que haber reaccionado Raquel?
  • Representemos la situación, donde cada uno ejercerá cada rol, y analizaremos las diferentes respuestas. Luego nos cambiaremos los personajes y compararemos las actuaciones desarrolladas por cada uno.
  • Molestar al hermano (Joaquina): El hermano se encuentra leyendo un interesante libro sobre el Cádiz. Llega entonces Joaquina y se lo tira de un manotazo. Joaquina comienza a partirse de risa. El hermano entonces le pregunta: "¡Eh! ¿Pero tú de qué vas? ¿por qué haces eso?". Comienzan a conversar. El hermano entonces le responde: "¿Pues sabes una cosa? No pienso hacerte más caso si no me pides perdón. No pienso decirte nada si sigues portándote así". Tras la conversación, le dice que no le hará nunca más caso cuando se comporte de esa manera, y que lo hará si se porta mejor. Se le pedirá que vuelva a molestar al hermano, y éste no reaccionará nada. Después de todo esto, debatiremos las siguientes cuestiones: ¿Qué opinas de todo esto? ¿te gusta que tu hermano esté enfadado así contigo y pase de ti? ¿por qué crees que está enfadado contigo? ¿te gustaría que tu hermano estuviese siempre enfadado contigo? ¿cómo crees que hay que tratar a los hermanos? ¿cómo podemos hacer que nuestro hermano sea más feliz y nos quiera? ¿cómo tenemos que comportarnos con él? Representaremos la situación delante de ella. Yo haré de ella y él de Emilio. Se le verá pidiéndole perdón y diciéndole que a partir de ahora no volverás a molestarle más y que le ayudarás siempre que lo necesite.
  • Romper objetos de otras personas (Joaquina): Joaquina coge un objeto. Su abuelo se lo quita porque teme que lo vaya a romper. Le dice lo siguiente: "¡Joaquina! Dame ese objeto, es muy delicado, se puede romper, y le tengo mucho cariño". Joaquina tira de él, quiere intentar quitárselo al abuelo. Éste no se deja, dice que no quiere que ella coja ese objeto porque es muy frágil y lo puede romper: "¡Joaquina, por favor, no seas mala! Te he dicho que no me quites eso, y deja de tirar de él, ¡que lo vas a romper! Y ya un día me rompiste un muñeco que tenía yo desde pequeño y me hiciste llorar". Joaquina ahora comienza a pegarle puñetazos al abuelo, haciéndole daño y provocando que el objeto se caiga al suelo: "¡Joaquina, ay, me haces daño! ¡Ay, no, mi juguete!". Joaquina es castigada por su abuelo por haber provocado que el juguete se rompiera y por haber pegado a su abuelo: "Estoy muy triste por lo que has hecho, Joaquina. Te has portado muy mal conmigo y has roto algo que me gustaba mucho. No pienso jugar contigo durante mucho tiempo, hasta que se me pase el enfado". A continuación, le haremos las siguientes preguntas: ¿Qué ha pasado, Joaquina? ¿Te sientes bien con lo que has hecho? ¿Cómo se siente ahora el abuelo? ¿crees que se merece que le desobedezcas de esa manera y le rompas sus cosas? ¿está bien que ahora no juegue contigo durante mucho tiempo? ¿qué podrías hacer para que te perdonase? ¿y para que no vuelva a enfadarse contigo? Le pide perdón, y ahora se repetirá de nuevo la escena, haciendo las cosas bien.
  • Hay días malos mientras hacemos deporte (Emilio): Matilda es una atleta muy veloz que va a disputar la carrera de los cien metros lisos. Lleva tiempo entrenando, y se ve muy confianza. Siente que va a ser capaz de optar a las medallas en el próximo campeonato. Llegó el día del campeonato, y estaba muy nerviosa. Con los nervios, se ató mal el cordón de una de sus zapatillas. Cuando se dio el pistoletazo de salida, Matilda salió corriendo muy veloz. Va en cabeza, y siente que va a ganar. De repente, se pisa el cordón del zapato y se cae. Al final todos la superan y ella termina última. Matilda siente que se ha hecho una injusticia y rompe a llorar, diciendo que jamás volverá a correr.
  • ¿Qué opinas de la reacción de Matilda? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?
  • ¿Cómo crees que reaccionarán sus padres? ¿Y su tutor o tutora?
  • ¿Cómo crees tú que tendría que haber reaccionado Matilda?
  • Representemos la situación, donde cada uno ejercerá cada rol, y analizaremos las diferentes respuestas. Luego nos cambiaremos los personajes y compararemos las actuaciones desarrolladas por cada uno.
  • No me encuentro bien (Emilio): Jaime está estudiando muy duramente para superar su examen de Ciencias Sociales. Necesita sacar una buena nota para conseguir una beca para ir a estudiar a Estados Unidos. De repente, debido a la tensión que está sufriendo, le entra un fuerte dolor de cabeza. Está haciendo el examen y no logra concentrarse. Confunde los enunciados, no se acuerda bien de nada...no hizo buen examen y lo suspendió. Al ver la posibilidad de no conseguir su ansiada beca, rompe el examen por la mitad y la maestra decide castigarlo y llamar a sus padres, quienes se enfadan con él, diciéndole: "La maestra iba a decir que iba a hacer una recuperación de este examen, así que podías haber aprovechado hasta para sacar mejor nota, y le han dado ganas de no hacértela por lo que has montado en clase. De momento estás castigado sin consola, y ya veremos si irás a Estados Unidos, porque con ese comportamiento te irá mal".
  • ¿Qué opinas de la reacción de Jaime? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?
  • ¿Qué opinas de la reacción de sus padres? ¿Qué hicieron bien y qué hicieron mal?
  • ¿Cómo crees tú que tendría que haber reaccionado Jaime?
  • Representemos la situación, donde cada uno ejercerá cada rol, y analizaremos las diferentes respuestas. Luego nos cambiaremos los personajes y compararemos las actuaciones desarrolladas por cada uno.
  • ¡Hay que ir al colegio! (Joaquina): Es la hora de ir al colegio, y a Joaquina no le apetece ir. La madre va a buscarla a la cama, diciendo que debe levantarse y que es hora de vestirse "¡Joaquina, vamos, que es hora de ir al colegio!". Joaquina se niega y la lía. La madre insiste en que debe ir al colegio porque es su obligación, pero Joaquina sigue negándose: "Joaquina, tienes que ir al colegio, tenemos todos que aprender. Tus amigas y tu señorita te van a echar de menos. ¡Vamos!". Al final discuten y se ponen muy nerviosas. La madre intenta levantarla a la fuerza, le da azotes en el cuelo, la niña chilla y le dice a su madre que es tonta. Al final todos acaban llorando. Se le enseña la conducta alternativa y se representa con títeres. La niña dirá que no tiene ganas, la madre le insistirá y ella obedece. ¿Por qué crees que nuestros padres insisten en que vayamos al colegio? ¿crees que lo hacen para fastidiar? ¿sabes los esfuerzos que tienen que hacer tus padres para ir al colegio? ¿qué podríamos hacer para compensarles?


viernes, 1 de marzo de 2019

Nuevas propuestas para trabajar habilidades sociales y tolerancia a la frustración


  1. Habilidades sociales: Saber "aceptar el no". Uso del lenguaje como alternativa a la violencia. Trabajar la empatía.
  2. Aceptar la frustración de perder y compartir la alegría de ganar. Controlar la ira.
  3. Aprender a rectificar y pedir perdón.
Dinámicas, actividades y juegos
  • Jugar al juego de la oca, al dominó o a las escaleras, según el caso. Aprender a tolerar la frustración por perder, mejorar relaciones entre hermanos.
  • Valorar las diferentes manifestaciones de la conducta que se han tenido recientemente, así como la conducta de otras personas. Hacerle preguntas continuas para que reflexionen sobre su propio compartiendo e intereses de los demás, y plantear cómo deben responder ante esas situaciones.
  • ¿Qué pasaría si...?: Plantear los siguientes casos: ¿qué pasaría si jugásemos a los bolos tirando los bolos para derribar las bolas? ¿qué pasaría si nos montamos en bicicleta y circulamos justo en dirección contraria (al revés) que nuestros amigos/as? ¿qué pasaría si el juego de las damas cada uno se come sus propias fichas? ¿qué pasaría si en clase no existieran normas? ¿qué pasaría si en casa no existieran normas?
  • Jugar a un juego cualquiera, elegido, y que cada uno piense en la forma de jugar que hará. Luego que cada uno juegue por su cuenta, sin tener en cuenta que hay otra persona al lado. ¿Qué habría que hacer para que el juego tenga sentido? Jugar al juego de la oca sin normas, o al de las escaleras. ¿Qué pasa entonces? ¿son importantes entonces las normas?
  • Se imprime un circuito, y se le pide que lo termine utilizando un cochecito de juguete o usando su dedo. Nos ponemos siempre en medio, o le facilitamos la llegada a la meta. De esta manera, le explicaremos lo importantes que son las normas.
  • Para trabajar los estilos de respuesta, escogeremos un león para el agresivo, un conejo para el pasivo y a una niña para el asertivo. Jugaremos a unas adivinanzas para entender el juego. La idea es que aprenda estos tres estilos de respuesta, porque serán la clave para las siguientes dinámicas que trabajaremos. Estos son los ejemplos: "Cuando Luis sale corriendo porque no le dejan beber agua en el patio, se está comportando como un....(conejo)", "Cuando María le dice a Pedro: 'Por favor, ¿puedes dejar de gritarme, que te oigo igual?', está actuando como...(una niña de verdad)", "Cuando mamá grita a papá porque se le ha olvidado comprar el pan, es igual que una...(fiera)".
  • Entre los cuentos que podemos leer, se encuentran "Tomás y el cuervo" (agresividad), "El padre, el hijo y el burro" (empatía). En relación con la empatía, pensar en los cuentos tradicionales: Caperucita roja, Blancanieves y los 7 enanitos, Cenicienta...preguntarle por sus series de dibujos animados preferidas para saber cuáles le gusta ver.
  • Actividades cooperativas

1-Yoga: Realiza una serie de ejercicios de yoga por parejas. Si lo lográis hacer bien, tendréis un premio. Es una buena para aprender a ganar confianza entre los dos hermanos. Utilizar la presentación de diapositivas que hemos elaborado para ello.

2-Ciegos dándose de comer: Prueba para realizar entre dos jugadores, ambos con los ojos vendados, se dan entre sí algún alimento, como un postre, helado, uvas, trozos de frutas, de pan, etc., o algo con mayor dificultad, como una sopa u otro líquido, a cucharadas.

3-Armar torre de cubos o piedras: Mostrar habilidades motrices finas. Con los ojos vendados, debe formar una torre con piedras, o con pequeños cubos de letras u objetos de ese tipo. Sin tiempo límite. Termina cuando tenga la torre lista y no se caiga. Llevar la caja con los materiales de construcción o al menos una bolsa con las piezas.

4-Juegos de masaje para niños: Emplearemos las modalidades de masaje del listado de juegos en grupo para educación infantil: El dibujo-masaje, el escalofrío, masaje de una parte del cuerpo, la ducha.

Si da tiempo...Regalo final

4-Regalo de barro para los papás: Juntos vamos jugar al "Arqueología Nova". Vamos a crear figuras de arcilla. Podemos utilizar los relieves y/o crear una figura propia. El psicopedagogo aportará todos los materiales. Traeremos un cuenco con agua para humedecer las manos y la arcilla levemente para evitar que se seque. Antes la aplastaremos bien para evitar los sacos de aire.
EMPATÍA
  • Para la empatía, trabajad algunas adivinanzas, donde a la niña se le propone una situación y se le pide que adivine lo que sentirá la otra persona: "Cuando Luis se cae porque le has puesto una zancadilla", "Si le quitas un juguete a María", "Al recibir Pedro tu regalo"...
  • Presentadle fotos o dibujos, y ella deberá contar una historia que permita explicar por qué se siente así esa persona. Tienen que ser imágenes de personas o dibujos.
  • Jugad con un teléfono haciendo que hablamos con alguien, para que los niños averigüen que le pasa a la otra persona y cómo se siente: "¡Sí! ¿no me digas? ¡Una niña!"...

 Algunos casos a trabajar:

1-Marta y Clara se han peleado. Marta quería jugar con la muñeca de Clara porque no tiene una igual y sus padres no pueden comprársela. Clara se enfadó porque Marta le cogió la muñeca sin permiso y tiene miedo de que la manchen o la rompan porque sus padres se enfadarían mucho con ella.

2-Juan y Cristóbal se pelean porque ambos quieren ver la televisión a la vez. Juan quiere ver un partido de fútbol porque es una final en la que el vencedor ganará un trofeo. Cristóbal quiere ver una serie de dibujos animados en la que hoy echan el último capítulo de la temporada.

3-Joaquín es un niño que siempre la está liando en la clase de la señorita Marisa. Joaquín se porta así en clase porque se aburre mucho. Marisa se enfada mucho porque se pone siempre de los nervios cuando Joaquín se pone así y se le quitan las ganas de plantear juegos en clase.

4-Antonio se enfada con Diego porque éste se ha comido el último trozo de pastel de chocolate. A Diego le encanta el chocolate, y no puede comerlo siempre porque está un poco gordito y si abusa de él, engordará más. Por su parte, Antonio no tuvo oportunidad de probar este pastel de chocolate, y aunque es cierto que suele merendar Phoskitos y Bollycaos, ese pastel era especial porque lo había preparado su abuela y le hacía mucha ilusión.

5-Claudia y José Luis quieren jugar, pero no se deciden. Claudia quiere jugar a las muñecas porque casi siempre está sola en casa, y le hace mucha ilusión poder jugar con alguien. José Luis quiere jugar a la consola porque nunca tiene a nadie con quien jugar, y a él los juegos de muñecas le parecen muy de niñas. Se pelean y se enfadan.
  • ¿Crees que tu hermano te entiende? ¿y tus padres?
  • ¿Cómo te sientes cuando tu hermano te pincha o te hace daño? ¿Por qué le respondes de la misma manera, o vas tú a buscarle?
  • ¿Y cómo te sientes cuando tus padres te regañan? ¿Crees que tus padres no te entienden? ¿Y tus abuelos? ¿Sabrías explicarles cómo te sientes? ¿crees que podría yo ayudarte?
  • ¿Quieres saber cómo se sienten ellos? ¿qué podrías hacer tú para que ellos se sientan bien contigo y no se enfaden tanto? ¿sabes pedir permiso o pedir "por favor" para hacer algo que quieres y no te dejan?
1-Vamos a suponer que quieres comerte unos gusanitos, y yo te digo que no puedes hacerlo ahora porque comeremos dentro de una hora. Tú insistes, sientes que no entiendes que te apetece comer ahora gusanitos. ¿Cómo se lo explicas a mamá? ¿y cómo se lo pides? (Sol: te daré un poco, pero solo cuando estemos comiendo si te portas bien y no me das la lata con los gusanitos).

2-Vamos a suponer que quieres jugar a la semana santa. Tu padre quiere que te sientes con él a jugar a un juego muy interesante que te ha recomendado la señorita del colegio. Tú quieres jugar a la semana santa, pero tu padre quiere que juegues a eso porque luego tiene que irse a trabajar y es un juego que hay que haber jugado antes de mañana. ¿Cómo le dirías que quieres jugar a la semana santa ahora? (él llegará a un acuerdo contigo)



APRENDER A RECTIFICAR
  • El cuento "La jirafa Timotea" es útil para trabajar el valor de reconocer los errores propios y la empatía.
AUTOCONTROL
  • Indagar cuáles son los pensamientos que le provocan ira, es decir, aquellas situaciones que le provocan ira e intentar analizarlos. Intentar modificarlos. Al tener cuatro años, hay que adaptar las técnicas propuestas en el libro "Enseñar a expresar la ira".
  • Para la relajación, al ser pequeña, utilizaremos la técnica de relajación en imaginación en Koeppen.
  • Auto-control corporal: Podemos jugar al "juego de las estatuas", que consiste en que los niños se muevan al ritmo de la música o de un pandero; cuando éste pare deberán quedarse como estatuas en la posición que estén. "El escondite inglés" también entraría aquí. Un juego de inmovilidad (miraos fijamente a los ojos y ved quién aguanta más sin reírse) y algún concurso (permaneced quietos en una posición: sentados, de pie, a la pata coja, con el brazo en alto, etc., y contad o cronometrad cuánto aguantan). "El robot a cámara lenta", donde pediremos al niño que se mueva como un robot, muy lentamente, fijándose en los movimientos que hace.
  • Técnica de la tortuga.

viernes, 1 de febrero de 2019

Orientaciones para crear normas en positivo


Algo fundamental que tiene que tener una norma o límite para que surta efecto es que sea formulado en positivo. Muchas veces, los adultos nos pasamos el día diciéndoles a los niños todo lo que no deben hacer: No grites, no saltes, si no haces esto te castigo sin salir, etc. El formular los límites así tiene varios inconvenientes:
  1. Indicamos al niño/a lo que no debe hacer, pero no le decimos lo que esperamos de él, que es lo que realmente le ayudará a autorregular su conducta y a realizar lo que se le pide.
  2. Damos un tono autoritario y negativo al límite, lo que puede generar en el niño/a sentimientos de rebeldía hacia el mismo.
  3. El niño/a no realizará la conducta por miedo al castigo y/o a la reprimenda, pero no se orienta a la autorregulación y a la conducta adecuada.
Expondremos los siguientes ejemplos de normas redactadas en positivo:

NORMAS EN NEGATIVO
NORMAS EN POSITIVO
  • ¡Si no te comes todo, no ves la televisión!
  • No grites.
  • No corras.
  • No saltes en el sofá.
  • No pegar a otros niños en el parque.
  • Corre, que en cuanto termines de comer te vas a ver la "peli".
  • Habla en un tono bajo que te oigo mejor.
  • Camina despacio.
  • Permanece sentado mientras ves la película.
  • Baja al parque para jugar con tus amigos y divertirte, pero si os pegáis y os enfadáis es que ya no te lo estás pasando bien, y por tanto nos subiremos a casa.

En el primer ejemplo, el niño/a está pensando que se va a quedar sin ver el programa y esto le va a generar frustración e ira, y va a demorar la realización de la conducta por la oposición inicial hacia el límite, generando protestas. En el segundo caso, el niño/a, ante la expectativa positiva de ver la televisión, realizará cuanto antes la conducta.

Como actividad, pediremos que escriban estos límites en positivo.
  1. Acostarse a las 21:00.
  2. No pegarse en el patio.
  3. No subir a casa del vecino si no ha hecho los deberes.
  4. No jugar a la consola si no ha estudiado.
  5. No ver la televisión cuando merienda.

martes, 1 de enero de 2019

Juego de cartas para crear relatos

En esta ocasión, os aporto un simpático juego de cartas que tiene la finalidad de fomentar la creatividad literaria. Al ser todo aleatorio, pueden surgir muchas historias divertidas y bastante creativas. 

 Tenemos tres montones de cartas:
  • 24 cartas de Fantasía
  • 12 cartas de personajes
  • 12 cartas de Realidad
Para esta actividad, en la que jugarán solamente dos jugadores (alumna y psicopedagogo), se decidirá quién empieza lanzando el dado. Quien saque un número mayor, pues ese será el que comience. Luego tendrá que lanzar de nuevo el dado. Hay tres categorías de cartas: Fantasía, Personajes y Realidad. Si al lanzar el dado sale el 1 o el 2, pues se escogerá una carta de Realidad, si sale el 3 o el 4, se escogerá una carta de Fantasía, y si sale el 5 o el 6, se escogerá un personaje. Una vez que se agote una categoría de cartas, se cambia el reparto, y si sacas del 1 al 3, coges una carta de una categoría, y si sale del 4 al 6, pues una carta de la otra.


Una vez que ya se han agotado todas las cartas, entre los dos se decide cómo terminar la historia. Aunque puedan aparecer todos los elementos, el orden de aparición de éstos marcará la trama de la historia así como la secuencia de hechos, así como la propia imaginación de los participantes del juego. Luego hablarán acerca de qué les ha parecido la historia y sobre aquello que han aprendido con la experiencia. En las tablas de abajo aparecen ejemplos de cartas que podríais incluir. Tan solo tenéis que buscarlas en Google y diseñarlas a vuestro gusto.

 CARTAS DE FANTASÍA
HADA
VAMPIRO

FRANKENSTEIN
GUERRERO
ALDEA
ALDEA
BÚHO
LECHE
CASTILLO
SER MALIGNO
HADA
BRUJO
NIÑA GUERRERA
DRAGÓN
DRAGÓN
DRAGÓN
ESPADA MÁGICA
HADA
JABALÍ ASADO
PLANO
POCIONES
DRAGÓN
GUERRERA
ZARZAPARRILLA

CARTAS DE PERSONAJES

JOSÉ IGNACIO

QUIQUE
CAROLINA
KIARA
ANDREA
GILBERTO
ROMÁN
JULIÁN
MELCHOR
CLARA
ÚRSULA
VÍCTOR

CARTAS DE REALIDAD

AGUA
CABALLO
CENTRO COMERCIAL
COCINA
COLEGIO
PELEA
PERRITO
ESCRIBIR
LAVAR LA ROPA
LEER
MASAJE
PARQUE