viernes, 1 de junio de 2018

El Aprendizaje y Servicio como metodología para crear escuelas inclusivas

Autores: Rafael López Azuaga y José Manuel Suárez Riveiro
Resumen. El Aprendizaje y Servicio es una metodología de enseñanza-aprendizaje que permite que un grupo de personas que están participando en una actividad formativa reciba una serie de aprendizajes sistematizados en el currículum a partir de la puesta en práctica de un servicio a la comunidad. En esta comunicación, se plantean una serie de propuestas de proyectos de Aprendizaje y Servicio que tienen como objetivo satisfacer una serie de necesidades de mejora identificadas en centros educativos que a través de sus prácticas educativas (comunidades de aprendizaje) aspiran a ser escuelas más inclusivas. Se identificaron necesidades generales a nivel de infraestructura, en la participación del alumnado en el centro educativo y en la adaptación de recursos y tareas, y entre los centros educativos se identificaron necesidades particulares asociadas a cada factor estudiado. Se plantean propuestas donde se trabajan proyectos como la enseñanza de competencias digitales por parte de estudiantes de educación primaria a estudiantes con discapacidad, una Ghymkana de juegos y deportes inclusivos, una representación teatral sobre historias de vida reales de inmigrantes, una instalación donde se expone la cultura e historia del barrio y la creación de un programa de radio. Las diferentes propuestas permiten trabajar muchos de los factores tanto a nivel formal como informal, desarrollando las competencias claves del alumnado y posibilitando la creación de escuelas más inclusivas.
Palabras clave: Aprendizaje y Servicio, Educación Inclusiva, Participación del alumnado, Relación escuela y entorno, Educación para la ciudadanía.
INTRODUCCIÓN
El Aprendizaje y Servicio es una metodología de enseñanza-aprendizaje que consiste en unir aprendizaje con la realización de un servicio a la comunidad. Se identifica una necesidad real en un entorno próximo a donde un grupo de personas estudia una materia o materias concretas, y dicha necesidad está relacionada con los contenidos del currículum que ese grupo de personas trabaja en dicha materia o materias dentro de un plan de estudios determinado (enseñanzas básicas, formación profesional, estudios universitarios, etc.). Ese grupo de personas comienza a desarrollar un proyecto de intervención con el objetivo de atender esa necesidad real identificada. Para desarrollar este proyecto, cuentan con la formación que están recibiendo desde su centro educativo y junto al profesorado, quienes se ocupan de guiar al alumnado en el desarrollo de este proyecto (Mendía, 2012). Además, cuentan con la posibilidad de establecer alianzas con entidades sociales, expertos, instituciones educativas o de la administración pública, etc., que entre sus objetivos y funciones se encuentren el estudio y la atención de ese tipo de necesidades. Estas personas aportarían su experiencia, sus conocimientos e incluso recursos para que nuestros estudiantes puedan llevar a la práctica este proyecto, así como labores de tutorización y acompañamiento para la adquisición de aprendizajes y puesta en marcha del proyecto de Aprendizaje y Servicio (Graell, 2015).
Hay dos tipos de beneficiarios: Por un lado, el contexto sobre el cual se realiza la intervención logra satisfacer al menos una de sus necesidades gracias a la ayuda solidaria de un grupo de personas e instituciones. Por otro lado, los estudiantes han logrado desarrollar una serie de competencias y aprendizajes gracias al desarrollo de este proyecto (Gijón, 2009). No se puede hablar de Aprendizaje y Servicio si solamente se desarrolla el proyecto y no se lleva a la práctica, ni tampoco se puede hablar de ésto si el grupo de personas realiza una labor de voluntariado sin que haya significado un aprendizaje formal y sistematizado de los contenidos que se trabajan en el plan de estudios. Siempre cualquier labor de voluntariado aporta una serie de aprendizajes informales (sobre todo a nivel actitudinal), pero no podemos hablar de Aprendizaje y Servicio si el proyecto y los objetivos de aprendizaje no se encuentran directamente conectados con los objetivos de las programaciones didácticas planteadas en una materia o materias o en el plan de estudios de la actividad formativa que cursan estos estudiantes (Rubio, 2009).
Se pretende en esta comunicación exponer una serie de propuestas de intervención basadas en los principios metodológicos del Aprendizaje y Servicio, con el objetivo de satisfacer necesidades de mejora asociadas a la transformación de un centro educativo como escuela inclusiva (Ainscow, 2012), partiendo de una serie de factores extraídos durante el proceso de validación de instrumentos en un trabajo de investigación llevado a cabo por estos autores perteneciente a una tesis doctoral.


OBJETIVO
Plantear diferentes propuestas de intervención basadas en el Aprendizaje y Servicio con vistas a satisfacer necesidades de mejora en una serie de factores que son influyentes para que un centro educativo logre su transformación como escuela inclusiva.


DESARROLLO DE LA PRÁCTICA
En un trabajo de investigación llevado a cabo para una tesis doctoral, se realizó una exploración de la situación general de la educación inclusiva en un grupo de centros educativos que son comunidades de aprendizaje (Flecha, Padròs y Puigdellívol, 2003) y a su vez estudiantes de los grados de educación infantil de la Universidad de Cádiz emprenden proyectos de Aprendizaje y Servicio en dichos centros educativos como parte de sus prácticas educativas de sus estudios universitarios. Se diseñaron una serie de instrumentos de recogida de información dirigidos a los principales miembros de la comunidad educativa: Alumnado, profesorado, equipos directivos y familias. A partir de los datos recogidos, se realizaron una serie de análisis factoriales exploratorios con el objetivo de extraer factores que guiasen la evaluación de la educación inclusiva en centros educativos. Los factores extraídos fueron los siguientes (no todos serán trabajados en esta comunicación):
  1. Trabajo en equipo dentro de las aulas
  2. Trabajo en equipo fuera de las aulas
  3. Formación en educación inclusiva e intercultural
  4. Formación en habilidades para el trabajo en equipo
  5. Liderazgo del profesorado
  6. Liderazgo del alumnado
  7. Participación en la comunidad de aprendizaje
  8. Actitud ante la educación inclusiva e intercultural
  9. Aprendizaje cooperativo a nivel inclusivo
  10. Cooperación en el Aprendizaje y Servicio
  11. Relaciones entre el alumnado
  12. Clima de aula inclusivo
  13. Acogida
  14. Satisfacción por los aprendizajes
  15. Incidencia de la metodología E/A en la convivencia
  16. Barreras arquitectónicas
  17. Barreras para el aprendizaje y la participación
  18. Adaptación de recursos y tareas
A partir de los resultados, se plantearían nuevas líneas de investigación con el objetivo de profundizar en aquellas variables que hayan obtenido puntuaciones más bajas a nivel general o para profundizar en las necesidades de mejora de los centros educativos con la finalidad de plantear una propuesta de intervención. Entre las posibles metodologías a llevar a cabo para realizar dicha intervención, se encuentra el Aprendizaje y Servicio.


EVIDENCIAS
A nivel general, la muestra que ha sido objeto de estudio presenta necesidades de mejora a nivel de infraestructura, en la participación del alumnado en los centros y en la adaptación de recursos y tareas. Cada centro educativo presenta necesidades individuales en diferentes factores, donde no hay ningún factor que se salve de necesitar ser mejorado en al menos uno de los centros educativos. A partir de estas evidencias, planteamos una serie de medidas basadas en el Aprendizaje y Servicio, que formarían parte de una futura línea de investigación con el objetivo de atender las necesidades de mejora detectadas. De forma previa, sería necesaria profundizar en las necesidades de mejora que presenta cada centro educativo en torno a los factores estudiados a partir de estudios de caso donde se permita analizar más información recogida a partir de diferentes instrumentos como entrevistas, observaciones, análisis de documentos y producciones de la comunidad educativa, entre otros, recomendándose para ello la metodología de investigación cualitativa de corte etnográfico (Jorge, 2013). De esta manera, se podrá conocer cuáles son las necesidades reales del centro en torno a dichos factores (se recomienda comenzar por un solo factor y centrar el estudio de caso en dicho factor) y plantear una propuesta de intervención más ajustada a la realidad, y viendo cómo poder incluir de forma significativa y coherente el Aprendizaje y Servicio.
Una propuesta para intervenir sobre los factores Formación en educación inclusiva e intercultural, Actitud ante la educación inclusiva e intercultural, Relaciones entre el alumnado y Clima de aula inclusivo, sería un proyecto en el cual el alumnado enseñase competencias digitales (una de las competencias clave dentro del currículum) a estudiantes escolarizados en un centro específico de educación especial del entorno. Por ejemplo, el alumnado del sexto curso de educación primaria en Andalucía estudia una materia de libre configuración autónoma denominada "Cultura y práctica digital". El alumnado podría trabajar los conocimientos de esta materia con vistas a transmitir sus conocimientos hacia otras personas y aprender a explicárselo a personas con diferentes discapacidades. El alumnado recibiría formación previa en habilidades para la comunicación, las cuales están conectadas con otras competencias clave como la comunicativa y la competencia social y ciudadana. Y permitiría a su vez ayudar a un colectivo a desarrollar sus competencias eliminando la posible brecha digital que puedan presentar, ya que incluso podrían aprender todos las diferentes aplicaciones existentes para facilitar la accesibilidad de todo el alumnado al uso de los ordenadores y sus aplicaciones (software, Internet, etc.). De esta manera se trabajaría de manera transversal el factor de Adaptación de recursos y tareas, al aprovechar estas aplicaciones para facilitar la accesibilidad. Además, gracias a este proyecto se podrían eliminar estereotipos y prejuicios existentes hacia el colectivo de las personas con discapacidad.
En conexión con este proyecto, y con el objetivo de satisfacer la necesidad de promover la inclusión social de las personas con discapacidad y de educar a las personas en valores, el profesorado de la especialidad de educación física que asistiera a actividades formativas de educación inclusiva podrían trabajar la aplicación de los principios de educación inclusiva desde su materia a partir del desarrollo de un proyecto de una "Gymkhana inclusiva". Se trataría de llevar a cabo en ese mismo centro de educación especial un programa de actividades lúdicas y deportivas donde el alumnado con y sin discapacidad participasen en equipos mixtos y heterogéneos en una serie de juegos y deportes, en las cuales cada miembro del equipo asumiría un rol específico ajustado a sus capacidades en cada uno de los juegos. Al final de la Gymkhana se sumarían los puntos obtenidos por cada equipo y los ganadores recibirían premios especiales, aunque todos igualmente recibirían un diploma por la participación. Entre los juegos que se podrían plantear se encontrarían la boccia, el kick-ball, bolos, la indiaca, el ping-pong diana, el billar en el suelo, el jockey, baloncesto en silla de ruedas, goal-ball, ciclismo en tándem, showdown, el futsala, el atletismo terapéutico, etc. Autores como Battle, García-Villatoro, Parpal y García-García (2015) ya analizaron el valor que tenía el Aprendizaje y Servicio para la educación en el tiempo libre, donde se incluyen los juegos y actividades deportivas. Así pues, García y Cotrina (2015) destacan el valor del Aprendizaje y Servicio para la formación del profesorado y la construcción de la ética profesional y la transformación de los centros educativos.
En relación con los mismos factores, en conexión con el bloque de "La vida en comunidad" de la materia de "Educación para la ciudadanía y los derechos humanos" del quinto curso de educación primaria (también de libre configuración autónoma), podrían trabajar el respeto crítico por las diversas creencias y costumbres culturales, así como el rechazo hacia los estereotipos y prejuicios y todas las situaciones de discriminación y exclusión social que se produzcan. Un posible proyecto podría consistir en una representación teatral dirigida hacia los vecinos del entorno, contando con la participación de una entidad social destinada a la atención de personas inmigrantes y la lucha por la inclusión social de estas personas que se encuentre en ese municipio. El objetivo sería representar historias de vida reales de las personas atendidas por esta entidad social, que permitan que los vecinos se sensibilicen con sus necesidades y dificultades y muestren empatía hacia estas personas. De esta manera, se podrían eliminar actitudes de rechazo y discriminación hacia estos colectivos, facilitando la labor de la entidad social en el entorno. Este proyecto tendría sentido si en ese entorno existiera la real necesidad de potenciar la inclusión social y educativa de personas inmigrantes. Una escuela inclusiva se encuentra conectada con las necesidades de su entorno y promueve valores interculturales entre los miembros de su comunidad educativa. Autores como Puig, Gijón, Martín y Rubio (2011) ya analizaron el valor que tenía el Aprendizaje y Servicio para la educación para la ciudadanía.
Si el centro educativo se encontrara en un barrio marginal donde apenas hay visitantes de otros barrios o municipios, el alumnado de la etapa de educación primaria podría organizar en su centro educativo una instalación en la cual aportasen diferentes materiales y recursos que analicen la cultura y la historia de su barrio. Se podrían preparar murales con fotografías y comentarios, recortes de prensa extraídos de las hemerotecas de las bibliotecas, grabaciones de audio con narraciones de historias, presentaciones de diapositivas con relatos sobre el barrio, biografías de personas emblemáticos del barrio, etc. Se trabajarían contenidos de las materias de ciencias sociales, lengua castellana, cultura y práctica digital, educación para la ciudadanía y derechos humanos, y educación artística. Sería un proyecto de currículum integrado que globalizase y pusiera en relación contenidos de diferentes materias en torno al tópico "Mi barrio". Se podría difundir el proyecto a través de los medios de comunicación y atraer la visita de personas del propio barrio, de los barrios vecinos o incluso de otros municipios. De esta manera, se evitaría que el barrio se encontrase en el olvido y excluido del resto de entornos, llegando a eliminar posibles estereotipos y prejuicios que se tengan hacia el barrio. Un centro educativo que esté en conexión con su entorno es una cualidad propia de una escuela inclusiva. Esta propuesta y la anterior demuestran cómo el Aprendizaje y Servicio puede fomentar la participación de la juventud en su comunidad (Luna y Folgueiras, 2014).
Con respecto a mejorar la participación del alumnado en el centro educativo, se podría promover la creación de un programa de radio semanal que tuviera como objetivo que diferentes grupos de estudiantes debatiesen sobre un tema propuesto para la semana que estuviera relacionado con el centro educativo. Permitiría trabajar los contenidos de las materias de lengua castellana, cultura y práctica digital e incluso de otras áreas como ciencias de la naturaleza si el tema tiene relación con, por ejemplo, la higiene y el cuidado de las dependencias del centro educativo. Además de trabajar esos contenidos relacionados con las materias, mejorarían su capacidad para participar, transmitir una opinión personal, plantear ideas y compartirlas, etc., a través de un medio de comunicación diseñado por y para estudiantes que les pueda motivar, donde la libertad de expresión reine. El alumnado de un grupo determinado, preferiblemente de quinto y de sexto curso, se ocuparía de diseñar y coordinar el programa de radio, aprender a realizar las grabaciones y edición del programa, subirlo a un blog en formato mp3 y difundirlo a través de las redes sociales del centro educativo, y promoverlo entre el resto del alumnado. En un futuro, podrían plantearse la posibilidad de participar más en las comisiones mixtas y de buscar más vías para que el alumnado tenga voz en los centros educativos.


CONCLUSIONES
Existen muchas propuestas metodológicas que pueden ayudar a crear escuelas más inclusivas a partir de la metodología de Aprendizaje y Servicio. En este trabajo hemos expuesto algunas propuestas, las cuales trabajan de forma directa los factores citados pero de forma indirecta se pueden trabajar otros. La comunidad educativa puede desarrollar habilidades de liderazgo a la hora de emprender y liderar la puesta en marcha de un proyecto de Aprendizaje y Servicio, aprender a trabajar en equipo al tener que coordinarse con un grupo de personas para alcanzar un objetivo en torno al desarrollo y puesta en práctica del proyecto de Aprendizaje y Servicio, mejorar las relaciones interpersonales gracias al trabajo en grupos heterogéneos donde se aplican medidas educativas basadas en el aprendizaje cooperativo a nivel inclusivo. Se promueven relaciones de respeto, tolerancia, solidaridad y empatía, así como la sensibilización hacia las necesidades de determinados colectivos.
Las propuestas planteadas y los análisis realizados permiten demostrar que el Aprendizaje y Servicio es una metodología de enseñanza-aprendizaje que puede ayudar a los centros educativos a evolucionar para convertirse en escuelas más inclusivas, además de incluir rasgos como el trabajo en equipo, la participación de la comunidad y la conexión entre escuela y entorno, los cuales coinciden con aquellos defendidos en los principios de la educación inclusiva. Además, permiten desarrollar en el alumnado todas las competencias claves del currículum gracias a la puesta en marcha de proyectos de carácter interdisciplinar, puesto que en la vida cotidiana todos los conocimientos se encuentran relacionados entre sí (Puig, 2015).


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Ainscow, M. (2012). Haciendo que las escuelas sean más inclusivas: lecciones a partir del análisis de la investigación internacional. Revista de Educación Inclusiva, 5(1), 39-49.
Battle, R., García-Villatoro, M., Parpal, C., García-García, M. (2015). Dibujando caminos: el aprendizaje-servicio en la educación en el tiempo libre. Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 19(1), 60-77.
Flecha, R., Padrós, M. y Puigdellívol, I. (2003). Comunidades de Aprendizaje: Transformar la organización escolar al servicio de la comunidad. Organización y gestión educativa, 5, 4-8.
García, M. y Cotrina, M. (2015). Aprendizaje y servicio (APS) en la formación del profesorado: haciendo efectiva la responsabilidad social y el compromiso ético. Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 19(1), 1-6.
Gijón, M. (2009). Aprendizaje servicio y necesidades sociales. En J. M. Puig. Aprendizaje servicio (ApS): Educación y compromiso cívico (pp. 53-70). Barcelona: Graó.
Graell, M. (2015). Los centros educativos y las entidades sociales deben establecer relaciones de colaboración. En J.M Puig Rovira (coord.)., R. Battle., R. Breu., K. Campo., et al. (2015). 11 ideas clave: ¿Cómo realizar un proyecto de aprendizaje servicio? (pp. 65-76). Barcelona: Graò.
Jorge, M. (2013). Etnografía y educación. Los procesos de reflexividad en la investigación educativa. Abordajes, 1(2), 29-46.
Luna, E. y Folgueiras, P. (2014). Juventud y participación comunitaria: su potencial como herramienta de aprendizaje. Currículo sem Fronteiras, 14(1), 123-136.
Mendía, R. (2012). El aprendizaje-servicio como una estrategia inclusiva para superar las barreras al aprendizaje y a la participación. Revista de Educación Inclusiva, 5(1), 71-82.
Puig, J. M. (2015). Incorporar el aprendizaje servicio a un centro educativo requiere compromiso personal e inteligencia pedagógica. En J. M Puig Rovira (coord.)., R. Battle., R. Breu., K. Campo., et al. (2015). 11 ideas clave: ¿Cómo realizar un proyecto de aprendizaje servicio? (pp. 77-89). Barcelona: Graò.
Puig, J. M., Gijón, M., Martín, X. y Rubio, L. (2011). Aprendizaje-servicio y Educación para la Ciudadanía. Revista de Educación, (número extraordinario 2011), 45-67.
Rubio, L. (2009). El aprendizaje en el aprendizaje servicio. En J. M. Puig. Aprendizaje servicio (ApS): Educación y compromiso cívico (pp. 91-106). Barcelona: Graó.



martes, 1 de mayo de 2018

Nuevas actividades para trabajar las habilidades sociales

En este mes, os aporto un conjunto de actividades destinadas a seguir trabajando en vuestro alumnado las habilidades sociales. Además de repasar las principales habilidades sociales (iniciar y mantener conversaciones, dar y recibir cumplidos, pedir favores, saber decir que no, resolver conflictos, trabajar en equipo, etc.), se aportan actividades para trabajar la empatía y la expresión oral. Podéis utilizarlas tanto en Educación Primaria como en Educación Secundaria. Espero que os pueda ser de utilidad.





domingo, 1 de abril de 2018

Aprender a emitir críticas y reaccionar ante ellas

Este mes, os aporto una serie de actividades con el objetivo de que los niños y adolescentes aprendan a dar críticas constructivas a la vez que reaccionar ante posibles críticas que reciban. Se pueden llevar a cabo tanto en Educación Primaria como en Educación Secundaria.